17 de diciembre de 2010

Sin bono de navidad los empleados de Capitol Security

Por Aura Colón Solá

La compañía contratada por la Universidad de Puerto Rico (UPR) para impartir servicios de seguridad en el Sistema UPR no pagará este año el bono de navidad a sus empleados a pesar de que posee un contrato millonario con la UPR. Así lo indica el informe de solicitud de exoneración del pago publicado por el Departamento del Trabajo (DT).

Guardias de Capitol Security el día del paro estudiantil
Foto/Andrés González Berdecía
En la página cinco de dicho informe aparece que la solicitud de Capitol Security Police, Inc. fue aceptada por el Departamento del Trabajo y, consecuentemente, exonerada parcial o totalmente del pago del bono. Para que una compañía sea exonerada del pago del bono a sus empleados tiene que haber demostrado en sus informes fiscales que en que no ha tenido ganancias durante el año y haber solicitado oportunamente el relevo. DESDE ADENTRO hizo gestiones para confirmar si la UPR en efecto pagó a Capitol Security sus servicios pero aún no se nos ha provisto la información.

La seguridad y los incidentes de violencia han marcado los últimos días en el Recinto de Río Piedras y en otros del sistema UPR. Los incidentes violentos suscitados en los primeros días del paro estudiantil por parte de los oficiales de seguridad no adiestrados de Capitol Security son harto conocidos por el país.


En un informe emitido por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) sobre el estado de los derechos, a raíz de los incidentes y las protestas en la UPR, la organización denuncia las violaciones a los derechos civiles a manos de los oficiales de seguridad privada de la UPR.

“This past Tuesday, December 7, 2010, the first day of the two day walk out, University officials brought on to campus a private security force "Capital Security" comprised of unlicensed and untrained young men recruited off the streets to control student protestors. Immediately, a violent situation emerged; many of these so called "security employees" came in with 2x4’s, wielding open knives and blackjacks, acting more like a goon squad. When interviewed by the press, some "security guards" admitted that they have no experience or training, that their only experience was kicking ass "free of charge" in the streets of their communities and that "here I will get paid for it". This private security force was to replace the controversial tactical police unit, but has proven to be just as violent.”

Tras quedar evidenciada la falta de adiestramiento que reciben los oficiales de seguridad, Capitol Security podría estar en violación del contrato suscrito con la UPR. Esto porque el contrato suscrito el 13 de agosto del 2010 expone en su primera cláusula que Capitol “prestará servicios de seguridad a la Universidad con personal debidamente adiestrado y capacitado…”. Además, los guardias contratados deben saber leer y escribir, poseer un certificado de buena conducta de la Policía, someterse a pruebas de sustancias controladas, poseer una licencia vigente expedida por la Policía para ejercer como guardia de seguridad y poseer una licencia de portar armas si es que la llevarán consigo.

La violación o desempeño negligente de cualquiera de estos requisitos conlleva la violación del contrato, según expone la cláusula número 24 del mismo. No obstante, la UPR no ha hecho gestión alguna para investigar los sucesos violentos ocurridos la madrugada del 7 de diciembre de 2010 ni días posteriores. En cuanto a las horas de trabajo y paga a los guardias, éstos están autorizados a trabajar hasta 12 horas diarias y ganan entre $11 y $13 la hora.

El contrato al que se alude sólo cubre la seguridad para los predios del Jardín Botánico a un costo de $920,485 en el año 2010. Desde el año 2008, la Administración Central de la UPR ha gastado $2,594,956 en contratos de seguridad con Capitol Security.

Por su parte, el Recinto de Río Piedras suscribió un contrato, que venció el pasado 30 de junio de este año, por $1.4 millones. El nuevo contrato, que de existir cubriría la fecha de los eventos del paro estudiantil donde se evidenció que los guardias no poseían el adiestramiento necesario, no está disponible en la Oficina del Contralor y la administración universitaria  se negó a entregarlo a un grupo de estudiantes de derecho que lo solicitaron el pasado 9 de diciembre.

El informe de la ACLU puntualiza que: “This is but the latest of many events since this new Puerto Rican government came into power that serves to illustrate the times in which citizens of Puerto Rico are living, there appears to be a concerted effort by the government to dismantle any semblance of dissidence. The government is on an ideological campaign to put down obstacles to its political agenda by implementing cold war tactics reminiscent of the 1960’s and 1970’s. Its must vulnerable victims are the fundamental rights guaranteed by the first, fourth and fifth amendments to the Constitution of the United States, the Puerto Rico Constitution, and international human rights documents”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada