19 de mayo de 2010

Alimento para el espíritu y el conocimiento

Por Alejandro Suárez Vincenty

Miembros de La Fundación Filiberto Ojeda Ríos, la cual ha reiterado su solidaridad con la huelga estudiantil en varias ocasiones, acudieron hoy a los portones del recinto de Río Piedras a traer suministros poco tradicionales pero muy apreciados por el estudiantado: libros, música y poesía. “Más que alimento para el físico, venimos a traer alimento para el espíritu y el conocimiento” reiteró su portavoz y egresada de la Universidad de Puerto Rico recinto de Mayagüez, Elma Beatriz Rosado.

Entre otras cosas, se repartieron sobre 80 copias del libro titulado “Antonio Valero”, escrito por Mariano Abril y  publicado en 1971 por el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Antonio Valero fue un General Puertorriqueño natural de Fajardo quien se destacó como uno de los más íntimos colaboradores de Simón Bolívar en su lucha por la independencia de América. En la contraportada de los libros luce una calcomanía que lee la siguiente cita de Filiberto Ojeda Ríos: “Viene la Juventud y confío en lo que está sucediendo hoy día con la juventud. En ésta, se ve reverdecer la esperanza”.

Además, aprovechando que hoy es el aniversario de la muerte de José Martí, conmemoraron junto con los huelguistas su vida y obra mediante la lectura del poema “Cultiva una rosa blanca”. Por último, se distribuyo al estudiantado el tema musical del cantautor cubano Polo Montañez titulado “Homenaje a Martí” para que luego fuese difundido por la emisora radial estudiantil Radio Huelga.

Nunca falto la incómoda situación, pero ya usual en el entorno huelgario, en que las autoridades universitarias y estatales intervinieses, preguntasen e inclusive registrasen los obsequios que traían los miembros de la fundación. A pesar de ello, la actividad logro llevarse acabo y los estudiantes se mostraron sumamente agradecidos.

Posteriormente, Rosado, viuda del líder nacionalista Ojeda Ríos, explicó que dicha actividad cumplía con una doble funcionalidad: en primer lugar es una muestra de apoyo y solidaridad con los reclamos estudiantiles y, en segundo lugar, busca denunciar la reducción sistemática de nuestra cultura por parte de este gobierno mediante sus políticas desfavorecedoras de importantes instituciones como por ejemplo el Instituto de Cultura Puertorriqueña, la escuela de Artes Plásticas y el corte de exenciones a los estudiantes que son artistas y músicos.

Con esta actividad se evidencia una vez más que a pesar de haber un cierre académico y administrativo en la Universidad de Puerto Rico, el proceso educativo se encuentra a toda marcha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada