26 de abril de 2010

El liderato trasciende a los demandados


Por Aura Colón Solá
Era el punto culminante de la protesta y los estudiantes se dirigían a los simpatizantes. A sus espaldas la torre de la Universidad de Puerto Rico del Recinto de Río Piedras y, de frente cientos de personas atentas y firmes en su apoyo al movimiento estudiantil. El llamado de todos los representantes estudiantiles fue claro al convocar a la resistencia pacífica del embate administrativo.
Así como su subida a la tarima fue apresurada, su salida imitaba la más organizada operación policíaca. Rodeados de un contingente de estudiantes guardianes, los líderes estudiantiles Ian Camilo Cintrón y Adriana Mulero escaparon sigilosamente por el centro de la Avenida Ponce de León. Yo, al exterior de la verja, rodeada de otro contingente provisto por uno de los sectores solidarios de manera que no se notara la presencia de los líderes en los límites del Recinto, y ellos, en el interior, a su vez rodeados, fue la única manera en que pudieron hablar de la demanda en su contra, el apoyo recibido, las negociaciones que aspiran tener con la administración universitaria y el próximo paso del movimiento estudiantil.
“Tenemos que tomar todas las medidas necesarias para evitar ser emplazados porque queremos continuar participando del movimiento” expresó Cintrón a preguntas sobre las intensas medidas de seguridad en una exclusiva con Desde Adentro. No obstante ambos entrevistados aseguraron que la lucha estudiantil trasciende las siete personas nombradas en la demanda y si es necesario que ellos se retiren para que el movimiento continúe, lo harían. “Existe una falsa percepción de que los que salen en los medios son los líderes pero hay gente preparada para continuar con los trabajos” aseguró Mulero.
Ambos estudiantes enfatizaron en la gran desinformación que existe en el estudiantado a raíz de los dos recursos de interdictos incoados. “No es una orden de desalojo y, además, es un proceso contradictorio porque la administración quiere asegurar la entrada al recinto en medio de un receso académico y administrativo”, dijo Cintrón. Ante el tranque en las negociaciones y la negativa de la Junta de Síndicos a reunirse con el Comité Negociador, Mulero afirmó que “no se puede mediar con personas que no están abiertas al diálogo”.
No es secreto que la intransigencia administrativa para con las negociaciones implica la continuación de la huelga y su sostenimiento requiere de ánimo, esfuerzo, sensatez y organización, entre otras cosas. El próximo paso lo decidirán los huelguistas y, por ahora, la huelga continúa su paso firme. Así aseveró Cintrón, a la vez que exhortó a todo el estudiantado del sistema público de la UPR a participar de la huelga y luchar por sus derechos. “Ambas partes tiene que tener la misma fuerza para poder negociar” añadió.
El consenso es que ésta es una semana crucial en la cual se espera, al fin, el comienzo del diálogo y el reconocimiento de la voz estudiantil. “La huelga le cuesta a la administración más que nuestros reclamos, o sea, la bola está en su cancha”, enfatizó Cintrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada